Salsa de tomate y Salsa brava


-->

Si estás leyendo este mensaje es que no lees esta receta en su localización original: http://lascositasdemeri.blogspot.com Como hay varios Web que se están encargando de copiar y piratear estas recetas me he visto obligado a incluir este mensaje oculto. Si deseas ver la receta en la fuente original y muchas más visita mi blog : http://lascositasdemeri.blogspot.com/



Bueno se empieza por una salsa de tomate y si queremos terminanos con una brava, voy a poner como hago yo la salsa de tomate

Ingredientes
4 latas grandes de tomate de pera entero
2 cebollas murcianas medianas o una hermosa
3 ó 4 dientes de ajo
Azúcar
Sal
Aceite de oliva virgen extra de Jaén

Ingredientes que añadimos a la salsa de tomate
Guindilla
Pimienta
1 cucharada de carne de pimiento choricero o pimentón
Un chorrito a gusto de buen vinagre, de Jerez por ejemplo

Preparación
Para aligerar el tiempo lo que hago es partir los tomates a trozos regulares y ponerlos a escurrir en un colador. Sueltan todo el agua y el tiempo se acorta considerablemente.
Los paso a una sartén (que no se pegue) sin nada, ni aceite ni nada de nada, los dejo cocer a fuego lento con una poquita de azúcar, como una cucharada rasa, queda como una pasta cocida.
Mientras vamos pochando a fuego lento la cebolla cortada en brunoise con una poquita sal, cuando la tenemos transparentes añadimos los ajos troceaditos y seguimos pochando.
Ahora hay varias opciones si es salsa de tomate pues simplemente añadimos los tomates cocidos a la sartén y dejamos que se haga. Una salvedad, si nos importa el color final de la salsa lo que hacemos es triturar la pasta de tomate que tenemos hecha o triturar los tomates antes de cocer y despues añadimos a la sartén del sofrito. Finalizada si la queremos más fina la pasamos por un chino. Si trituramos al final la salsa de tomate pierde su color rojo.
Si lo que queremos es una salsa brava, una vez tenemos la cebolla y el ajo bien pochadito, añadimos la carne del pimiento choricero, o pimentón, damos una vuelta rápida y añadimos el vinagre, la pasta de tomate, la guindilla en polvo y la pimienta. Con la guindilla es mejor no pasarse e ir probando hasta que alcancemos el picor deseado.
Una vez apagado el fuego es el momento de añadir la sal si fuese necesario


0 comentarios:

Publicar un comentario